Date

La revolución sexual ha cambiado completamente el papel de las mujeres en la sociedad contemporánea. Todo vio la luz a mediados del siglo XX, cuando algunos países occidentales fueron introduciendo la llamada "libertad sexual"; a partir de ahí, aparecieron conceptos como feminismo, igualdad de sexos y anticonceptivos. Y a partir de ahí, las mujeres han reivindicado cada vez más la libertad de tomar sus propias decisiones en el campo sexual, es decir, de elegir si tener relaciones sexuales y con quién tenerlas, tanto en relaciones estables como en encuentros esporádicos.

image

La relación tradicional entre hombres y mujeres se ha visto afectada por una larga lista de cambios. En los últimos años hemos podido leer y ver en revistas o en reportajes de televisión como algunas mujeres optan cada vez más por el sexo casual. Las féminas también disfrutan con las relaciones esporádicas, aunque siempre se haya extendido el rumor de que las mujeres confían más en el sexo cuando tienen relaciones con una pareja formal.

En realidad, las mujeres y los hombres no son tan diferentes biológicamente, aunque se interpreta que la sociedad hace distinciones y ha impuesto muchos prejuicios a las mujeres, y éstas, en multitud de circunstancias, se han visto influenciadas y han considerado que mantener relaciones con una pareja no estable no podía ser visto con buenos ojos ante los demás.

Es necesario dejar atrás los tópicos, como el de "a los hombres les gusta el sexo y a las mujeres el sexo con amor". A las mujeres también les encanta el sexo por el sexo y disfrutan con las relaciones sexuales con parejas esporádicas. Sin embargo, las mujeres pueden ser más selectivas tanto a la hora de elegir parejas esporádicas como a la hora de intentarlo con parejas formales.

La mayoría de las mujeres estarían dispuestas a mantener relaciones casuales con un hombre desconocido por el que sintieran atracción, incluso es habitual que las mujeres se sientan más cómodas en relaciones esporádicas con una antigua pareja o con su mejor amigo.

El sentimiento de culpabilidad de una mujer al iniciarse en una relación sexual casual es debido a la opinión social que se considera que traerá consigo su actuación aunque, en la mayoría de situaciones, la mujer disfruta plenamente con el sexo consentido con una pareja que le resulte atractiva y cercana.